Árbol de Café – Conoce más sobre este árbol

Los árboles de café son un género que contiene de 40 a 25 especies en África y Asia, pertenecen a la tribu Coffeoideae parte de la familia Rubiaceae, nativas del sur de la Asia y también el África subtropical.

Son cultivados por sus semillas, llamadas granos, que se emplean, tostadas o molidas, para la elaboración del café. Su popularidad hace que la importancia económica del árbol de café sea increíble, siendo uno de los productos vegetales más importantes del mercado a nivel global.

El árbol de café es una de las pocas plantas que florece y a  su vez da fruto. Esta planta, de una forma cónica, es caracterizado por la flexibilidad que tienen sus ramas, hojas de color verde fuerte y una blanca flor con agradable aroma de jazmín.

Los géneros que están relacionados con esta, de  valor ornamental u económico incluyen la Quina, Pavetta, Ixora y Gardenia, siendo la fuente número 1 para la obtención de quinina.

Se considera que fue Léonard Rauwolf, un alemán botánico, quien por primera vez, describió el árbol de café en un libro publicado en 1583

Características

arbol-de-cafe-caracteristicas-propiedades-g

El árbol de café es un árbol pequeño, perennifolio, de tallo recto que puede alcanzar  10 metros en su estado silvestre; en los cultivos se los encuentra normalmente en un tamaño más pequeño, aproximadamente de 3 metros. Las hojas son de forma elíptica, oscuras y además, coriáceas. Este florece a partir del tercer o cuarto año de crecimiento, creando inflorescencias axilares, con fragancia, de color blanco, rosáceo; algunas especies, son capaces de una autofertilización, mientras que otras, son polinizadas por medio de insectos. El fruto es parecido a una baya, que se desarrolla aproximadamente en unas quince semanas desde su floración; su endospermo empieza su desarrollo a partir de la duodécima semana, y se llenará de materia sólida en el curso de varios meses, atrayendo casi toda  la energía producida por la fotosíntesis. El mesocarpio crea una pulpa dulce y aromática, de color rojo, que madura en unas 35 semanas a partir de la floración.

No todos los árboles de café son iguales. Dependiendo también de sus particularidades, nos brindan un fruto diferente. Así, los cafés arábicas y los cafés robustas suman un aproximado del 98% de la producción mundial.

Las especies varias de el café que caracterizan el género Coffea se encuentran mal definidas, no son entendibles y bastante confusas desde un punto de vista hortícola. Probablemente no hay dos botánicos que se encuentren de acuerdo con respecto a las especies válidas existentes. Una muy gran parte de el problema surge por el motivo de que los cafés, como los cítricos y varios otros cultivos frutales, son muy polimórficos. Formas numerosas, tipos y variedades son provenientes del África y Asia, mientras que otros existen en plantaciones que son cultivadas. Las mutaciones son muy frecuentes, tal  cual como son las adaptaciones ecotípicas inducidas por las variadas formas de las condiciones del medio ambiente. Muchas, sino todas, de las especies que hibridan de una manera muy fácil, ya sea bajo cultivo o silvestre. Los frutos maduros de la planta tienen una cubierta muy dulce mucilaginosa que rodean  las semillas, la cual es disfrutada por los pájaros y animales pequeños, por lo que podemos encontrar plantas de café que se han convertido en plantas silvestres que provienen de semillas diseminadas por la naturaleza a distancias apreciables de las áreas cultivadas. Una problema posterior es la falta de una exploración a conciencia por los botánicos en gran parte de la región cafetera, cómo en África, de donde son nativas las distintas especies.

El árbol de café nos provee de mucho globalmente, a la naturaleza y al humano, y además, nos da aquella rica bebida de cada mañana.

 

¿Qué opinas tú?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *